5 ideas de cómo utilizar los códigos de descuentos

En estos más de siete años que llevo vinculado al comercio en línea, uno de los principales desafíos es dar la sensación de que las tiendas están constantemente realizando actividades; los códigos de descuentos son una gran ayuda.

Una gran caraterísticas de los códigos de descuento es que permiten focalizar y generar acciones dirigidas a grupos específicos de nuestros clientes (ej, compradores habituales, primer comprador, etc) convirtiéndose en una gran herramienta de promoción y por sobre todo de fidelización.  

La impresión que experimenta un cliente al recibir un código de descuento es inigualable, el sentirse único y que lo han considerado genera un vínculo más estrecho con la tienda. Además nos permite hacer descuentos puntuales sin dar la sensación que “toda” la tienda esta en rebaja.

Si nunca has creado un código aquí encontrarás un tutorial de cómo hacerlo.

Hoy quiero darles algunas ideas de cómo usar los códigos de maneras no tradicionales. Aquí vamos:

1.- Devolución de productos: Nada peor que recibir el mail de un cliente que no le quedó bien la talla o el color no era el esperado. Por eso, el crear un código por el valor de la compra que el cliente quiere cambiar, permite a la persona cómodamente seleccionar un nuevo producto. Lo único que hay que tener en cuenta es que el cliente debe usar el código para comprar un nuevo producto por igual o mayor valor del producto original. Si es de mayor valor, se le cobrará automáticamente la diferencia. Además al crear el código también podemos seleccionar si el envío será gratis o no.

2.- Descuentos personalizados (Feliz cumpleaños): Enviar un código con el nombre de la persona que lo recibirá siempre es bienvenido. Por ejemplo para el cumpleaños de un cliente o para personas que han realizado compras en forma reiterativa ideal mandarles un código exclusivo para ellos.

3.- Promoción entre amigos: Al comenzar una tienda en línea el primer paso es promocionarla entre familiares y amigos. Para eso podemos mandar a imprimir tarjetas de visitas que tengan incluido un código de descuento. Entonces cada vez que nos encontramos con un amigo le podemos dar una tarjeta y así acelerar el proceso de que experimenten la compra en línea.

4.- Canje de premios:  los concursos y por sobre todo los sorteos me han dado muy buenos resultados. A uno que le he sacado el jugo es: “Elige el producto que más te gusta de la tienda y participa en el sorteo de X productos”. De esta forma uno logra que las personas naveguen por tu tienda y además tienes el dato de los productos que más pegan. Finalmente una vez seleccionado el ganador le mandas el código que puede canjear por el premio.

5.- Compensación: lamentablemente en algunas ocasiones nos equivocamos. No hay stock de un producto ya comprado,  el despacho se demoró más de lo esperado, el producto no era lo que imaginaba el cliente, etc. Para estos casos lo mejor es tener un protocolo de compensación  que nos permita adelantarnos a este tipo de situaciones. Por eso tener un código para estos casos es muy recomendable.

Espero que estos ejemplos les sean útiles, ojalá en un futuro puedan compartir con nosotros otras formas de utilizar los códigos de descuentos.

Suerte en las ventas!

Publicado el 28/05/2015 por Tomas
Ver artículo anterior Ver artículo siguiente